Mar. Abr 23rd, 2024

La Ertzaintza investiga dos grupos de WhatsApp donde se comparte contenido pornográfico, homófobo, machista y fascista a los que están siendo invitados cientos de alumnos adolescentes de al menos dos colegios de San Sebastián. La alerta saltó este pasado lunes cuando la dirección del centro Aldapeta María envió una circular a las familias con alumnos de segundo, tercero y cuarto de la ESO en la que advertía de la existencia de estos foros donde se comparten mensajes “altamente desagradables e inapropiados” para jóvenes de esa edad. Los dos grupos estarían gestionados por personas adultas ajenas al centro denunciante, según las primeras averiguaciones realizadas por este colegio. Entre los dos grupos habría más de 1.000 chavales de varios colegios.

Alumnos de Aldapeta María y Zurriola Ikastetxea se han visto incluidos en dos chats con los nombres “A meter gente hasta que nos hagamos famosos” y “A meter gente hasta llegar al millón”, donde se colgaban fotografías pornográficas y “mensajes totalmente inapropiados, insultantes, sexistas y vejatorios”, según ha explicado este miércoles el director general de Aldapeta, José Eizmendi. Los dos canales de WhatsApp habrían incluido a más de mil menores, según las primeras averiguaciones.

Los hechos se han puesto en conocimiento de la Policía vasca, que está investigando quiénes están detrás de estos chats. Eizmendi ha precisado que uno de los grupos tiene cinco administradores, uno de los cuales tiene un origen extraño y podría incluso haber sido generado mediante inteligencia artificial. Ya son al menos cuatro los centros educativos de San Sebastián que tienen constancia de alumnos incluidos en estos dos chat. Son Aldapeta María, Zurriola Ikastola, San Patricio y Deutsche Schule. Responsables del primero de estos colegios se han reunido este miércoles al mediodía con agentes de la Policía vasca para tratar este asunto. Tras el encuentro, el director de Aldapeta María ha acudido a una comisaría de la Ertzaintza para interponer una denuncia. Lo mismo ha hecho el colegio alemán Deutsche Schule, ha confirmado el Departamento vasco de Seguridad.

Vivas a Franco

La alerta saltó el pasado viernes cuando la madre de un alumno de Aldapeta María comunicó a responsables de este centro que su hijo había sido invitado a un grupo de WhatsApp en el que figuraban fotos pornográficas y se compartían mensajes de contenido sexual, así como “vivas a Franco”. Este lunes, el director de Aldapeta envió una circular a las familias advirtiéndoles de la existencia de estos canales. Aldapeta ha constatado que unos 200 alumnos del colegio habían sido incluidos en esos chats. La mayoría son estudiantes de primero y segundo de la ESO, aunque también hay alguno de tercero de Secundaria e incluso de Bachiller.

La misma alerta saltó en el colegio Zurriola Ikastetxea, que ese día también activó las alarmas entre los familiares. La dirección se dirigió por carta a estos para advertirles de la existencia de estos grupos donde se colgaban “fotos pornográficas” y “mensajes sexuales”. Ambos centros han tratado el asunto en las aulas con los adolescentes y, al mismo tiempo, han aconsejado por carta a los padres que revisen el contenido de los móviles de sus hijos. Les recomiendan que, en el caso de que el menor haya sido incluido en uno de estos chats, salgan del grupo, no borren los mensajes y pongan los hechos en conocimiento de la Ertzaintza. Aldapeta María ha enviado esta comunicación a todo el personal docente y a las familias desde quinto de Primaria, porque tienen la constancia de que alumnos de este curso (11 años) ya tienen móvil, ha explicado Eizmendi.

“Es importante actuar con rapidez, transparencia y así lo hemos hecho con las familias”, ha incidido el director de Aldapeta María. También ha apuntado que, “más allá de ayudar”, desde el centro van a intentar interponer denuncia, si la Ertzaintza dice que pueden hacerlo. Los Mossos d’Esquadra han abierto recientemente una investigación sobre un grupo de WhatsApp con pornografía y proclamas de odio que se había viralizado entre menores en Barcelona.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_