Lun. May 20th, 2024

Miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán han abordado este sábado en el estrecho de Ormuz desde un helicóptero el MSC Aries, un barco de bandera portuguesa y propiedad de una filial de Zodiac Maritime, una de las principales compañías marítimas internacionales. Esta empresa es parcialmente propiedad de Eyal Ofer, un empresario israelí cuyos barcos han sido atacados en el pasado, según ha confirmado la agencia de noticias estatal iraní Irna. El asalto a la embarcación ―que lleva a bordo 25 miembros de la tripulación, según ha informado la compañía MSC, y que las fuerzas iraníes han conducido a su país― se produce en medio de la tensión por la anunciada venganza de Teherán por el asesinato de 13 personas (entre ellos varios altos mandos de la Guardia Revolucionaria) en un bombardeo israelí contra un edificio consular en Siria. Este martes, el máximo responsable de la fuerza naval de la Guardia Revolucionaria, Alireza Tangsiri, había advertido que podrían cerrar el estrecho de Ormuz, una importante vía de paso marítima entre Irán, Omán y Emiratos Árabes Unidos. La diplomacia israelí ya ha reaccionado, exhortando a la UE a “declarar de inmediato organización terrorista a la Guardia Revolucionaria y sancionar a Irán”, porque la embarcación tenía bandera de uno de sus Estados miembros.

La cadena de televisión saudí Al Arabiya ha difundido un vídeo en el que se ve a personas bajar sobre el barco con una cuerda desde un helicóptero. Poco antes, la Marina británica había señalado que una embarcación en el estrecho de Ormuz había sido incautada al noreste de la ciudad portuaria de Fujairah, en Emiratos Árabes Unidos, “por autoridades regionales”, sin especificar. La agencia estatal iraní ha apuntado que “los detalles relacionados con la incautación del buque se anunciarán más tarde”.

La empresa Zodiac Maritime ha difundido un comunicado en el que señala que el barco pertenece a una de sus filiales, Gortal Shipping Incas, que lo tenía “alquilado a largo plazo” a Mediterranean Shipping Company, la mayor empresa de transporte de contenedores y que estaba a cargo de “todas las actividades, incluido las operaciones de transporte de mercancías y el mantenimiento” del navío.

Israel Katz, ministro de Exteriores de Israel, ha emitido un comunicado en el que subraya que el MSC Aries “pertenece a un país miembro de la Unión Europea”, Portugal, y pide a la UE y al resto del “mundo libre declarar de inmediato organización terrorista a la Guardia Revolucionaria y sancionar a Irán”. “El régimen ayatolá de [el líder supremo, Ali] Jamenei es un régimen criminal que apoya los crímenes de Hamás y efectúa ahora una operación pirata en violación del derecho internacional”. Justo tras conocerse las primeras noticias del carguero, el portavoz del ejército israelí, Daniel Hagari, emitió un comunicado en el que advierte a Irán de que “cargará con las consecuencias de elegir escalar más esta situación”.

“Ganar tiempo”

Rouzbeh Parsi, jefe del programa de Oriente Medio y Norte de África del centro de análisis Instituto Sueco de Asuntos Internacionales, considera que, para Irán, capturar este barco “es una forma de hacer algo que no sea lo bastante grave como para legitimar una represalia israelí que provoque a su vez una escalada”. “Mi pronóstico es que, con este acto de alcance limitado, Irán pretende evitar esa represalia israelí, pero es impredecible saber si ello disuadirá o no a Israel de responder. Dudo de que sea todo lo que vaya a hacer Irán, pero sí le sirve para ganar tiempo”, explica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Este viernes —con el petróleo en máximos desde hace meses a la espera de la respuesta, cada vez más países occidentales elevando el nivel de alerta de los viajes a Israel y más aerolíneas evitando sobrevolar Oriente Próximo— el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, señaló que esperaba una represalia de Irán contra Israel “más pronto que tarde”. A la pregunta de cuál era su mensaje para Teherán, respondió únicamente: “No [lo hagan]”. Un día más tarde, el diario The Washington Post ha revelado que el Pentágono ha enviado más buques de guerra y aviones a la zona. El objetivo: “reforzar los esfuerzos de disuasión y aumentar la protección de las fuerzas estadounidenses”, según un funcionario de defensa citado por el periódico bajo condición de anonimato.

En este contexto, el Ministerio de Exteriores de Países Bajos ha anunciado este sábado el cierre de su embajada en Teherán desde este domingo 14 de abril, “por precaución”. Y KLM, la división del país del grupo Air France-KLM, dejará de sobrevolar Israel e Irán por el mismo motivo, aunque mantendrá la ruta al aeropuerto de Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, que apenas conlleva adentrarse en territorio israelí y sigue considerando segura. Lufthansa y su filial Austrian Airlines, las dos únicas compañías occidentales con rutas a Teherán, han dejado estos días de sobrevolar Irán.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_